Sobre Hiroshi Doi

Hiroshi Doi nació en el año 1935 en la Prefectura de Okayama, Japón Proviene de una familia de monjes zen.

Trabajó en una gran compañía de telefonía japonesa y en empresa de automóviles. De carácter muy impaciente, se frustraba cuando algo no le salía bien. Cambió de actividad más de 30 veces. Casado y con 3 hijos, continuó cuestionándose el propósito de su vida y buscó un sentido para ella.

Estando trabajando en Hiroshima conoció al Sr. Ohta, con el que tuvo su primer contacto con la imposición de manos al hacerse daño en una rodilla, experiencia que le ayudó a mejorar su dolencia al mismo tiempo que se dio cuenta de que su carácter mejoró y permanecía más en calma. El Sr. Ohta le enseñó cómo transmitir la energía a través de la imposición de manos. Hiroshi Doi decidió regresar a Tokio, y al despedirse de su amigo le preguntó si esta técnica tenía nombre. El Sr. Ohta la había aprendido de la Sra. Sasaki, quien nunca se lo dijo, pero pudo ver el certificado que ella tenía donde ponía Usui Reiki Ryoho: La Sra. Sasaki era ex-Shihan del método, pero se había retirado de Usui Reiki Ryoho Gakkai (URRG) y no transmitía su nombre.

Hiroshi Doi continuó cambiando de trabajo y aunque mantuvo la meditación zen no pudo conseguir la paz y la calma que deseaba. Por este motivo estudió más de 30 tipos de técnicas de relajación y terapias alternativas. Su intención era montar un centro de sanación cuando se jubilara.

En 1989 conoció Reiki de manos de la Sra. Mieko Mitsui, alummna de Bárbara Ray, una de los 22 alumnos de maestría de Hawayo Takata que fundó Radiance Technique. Doi recibió el primer nivel, pudo observar su gran efecto y decidió avanzar al segundo nivel. Después de una constante práctica, se percató de que la esencia de todo lo que había aprendido estaba en Reiki. Entonces intuyó que al relajarse y dejar todo en manos de Reiki, todo lo que era necesario iba a suceder.

En el año 1993, Doi asistió a un taller de sanación con cristales en Tokio, donde conoció a la Sra. Onoda, miembro de URRG. A través de ella descubrió que URRG seguía presente en Japón y gracias a su recomendación entró a URRG. Hasta ese momento había conocido Reiki Occidental y ahora conocía el Tradicional. Doi recibió su primer Reiju de Reiki Tradicional en la sede de Kobe de manos de la Sra. Kimiko Koyama, de 87 años y 6ª Presidenta de URRG. Doi compartió que al sentir la energía en ese momento pensó: "por fin he vuelto a casa".

Teniendo claro que Reiki Tradicional mantenía la esencia de las enseñanzas de Mikao Usui, investigó hasta qué punto el Reiki Occidental había evolucionado desde el Reiki Tradicional. En 1995 y teniendo una mayor información al respecto, creó Gendai Reiki Ho uniendo lo mejor de ambos.

En 1997 se jubiló y comenzó a escribir para corregir la historia de Reiki transmitida tanto en Japón como en Occidente, ya que muchos japoneses no sabían que Reiki aún permanecía en Japón. En 1998 fue publicado su libro "Iyashi No Gendai Reiki Ho", el cual fue rápidamente traducido a 7 idiomas y tuvo una gran repercusión en el resto del mundo.

En el año 1999 viajó a Vancouver (Canadá) a dar un taller de Reiki Tradicional Japonés. A partir de este momento se comenzó a producir una gran difusión del método tradicional hacia el resto del mundo y se pudo comenzar a clarificar su historia. Allí nació la red Usui Reiki Ryoho Internacional (URRI), la cual organizó talleres internacionales en Japón (2000), España (2001) y Dinamarca (2003). Cada uno de ellos tuvo como ponente principal a Hiroshi Doi para transmitir la esencia de Usui Reiki Ryoho. A lo largo de estos años ha continuado viajando a países como Estados Unidos, España, Italia, Francia, Dinamarca y Rusia para impartir cursos de Gendai Reiki Ho y para participar en diversos eventos de Usui Reiki Ryoho.

Actualmente es el Presidente de Gendai Reiki Healing Association y asesor de Gendai Reiki Network. Con 79 años ha actualizado sus manuales para que se preserven sus conocimientos y enseñanzas a lo largo del mundo.

"El camino de Reiki es el sendero de la iluminación que nunca se acaba en el que hay mucho que aprender, el maestro sigue siendo estudiante durante toda su vida".

                                                                                                                           Hiroshi Doi